domingo, 15 de octubre de 2017

Disco duro muerto, ¡y sin servicio de nube!

Hace unas semanas experimenté algo que me hizo perder la razón por un instante: el disco duro de mi computadora parecía haber fallecido, así nada más, sin avisar, sin quejarse, sin gemir.

Crestomatía: http://www.mdzol.com/
Como nunca me había pasado algo semejante, jamás lo preví y nunca hice nada para evitar o disminuir los posibles daños en caso que se diera un acontecimiento tal. El disco duro contenía todos mis proyectos laborales y algunas cosas personales. Todo parecía haberse perdido. ¿Backups? ¡No, no tenía nada, casi nada! Como no contaba con respaldos, experimenté algo así como un The Walking Dead personal, es decir, mi mundo se acabó de un día a otro, y de pronto me encontré con un mundo sin luz eléctrica, sin servicios, nada, nada de nada.

Pasé muy mal los primeros días después de esta penosa situación, incluso un día no pude dormir pensando en cómo había pasado esto, y sobre todo cómo podía yo revivir a un muerto. Después de muchas horas me hice a la idea de que esta pérdida había llegado para quedarse, y fuinalmente me obligué a buscar el lado bueno del asunto.

Crestomatía: http://www.mujeresdeempresa.com
Como era de esperarse, juré que algo así no podía volver a suceder; y desde entonces empleo dos servicios de almacenamiento en la nube para tener respaldos automáticos de mi información.

Posdata: intenté arrancar el disco duro dañado infinidad de veces, no sé, muchas, y milagrosamente una de ellas funcionó. Así que pude recuperar toda mi información. Después de salvarla, y sólo en ese entonces, dije: ahora sí, descansa en paz.